Me encuentro en la SALA DE LA EDAD MEDIA y, aunque esté mal el que yo os lo diga, soy una pieza excepcional.

Soy un mortero de bronce con una decoración epigráfica. Por un lado presento una leyenda escrita en cúfico y otra banda, con escritura cursiva. Soy de época Nazarí (Siglo XIII).

En las viviendas de mi época existían gran número de ungüentarios, tarritos de hueso, varillas de bronce, objetos utilizados  indistintamente para curar o para la cosmética. Algunas ceremonias familiares, como los entierros, exigían la purificación del cuerpo con esencias aromáticas que eran preparadas en morteros de bronce.

el mortero época Nazarí (Siglo XIII)

Read More

Las mujeres utilizaban morteros litúrgicos para mezclar materiales y obtener pigmento con el que se conseguía un perfume que se impregnaba en los muertos, siguiendo un ritual.

La decoración epigráfica del mortero está compuesta por caligrafía árabe. La escritura cúfica es un estilo caligráfico que consiste en unas letras esquemáticas, de aspecto cuadrado, y uno de los mas empleados en rótulos y decoración. La cursiva es una escritura rápida, que es utilizada hoy en día como modelo de letra de imprenta.

El desarrollo de la caligrafía como arte va ligado al hecho de que el Islam utiliza la caligrafía como una forma más de expresión religiosa, ya que mediante la escritura se transmite la palabra de Dios – Alá.

MARQ Alicante utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica.

Si continúa navegando, entendemos que acepta nuestra política de calidad y de cookies. Saber más

Acepto