El público que nos visita sólo conoce una pequeña parte del museo (aunque hablamos de más de tres mil metros cuadrados). Es el espacio que alberga la propia exposición.

Pero detrás (y delante, arriba y abajo) hay un montón de profesionales que consiguen que el MARQ sea un éxito permanente.

Por este motivo, nace una nueva sección en la que pretendemos dar a conocer los diferentes espacios que forman parte del recinto del MARQ, y empezaremos por el módulo situado a la izquierda de la entrada principal.

Read More

Es la cafetería. Imprescindible para un museo que abre seis días a la semana, nueve horas al día, y para todo tipo de público.

El BARQ es ideal para aquellos que le dedican muchas horas al museo, para cargar pilas, o también para comer, ya que ofrece menús diarios.

Tomarse un refresco en la terraza es otro de sus encantos. A parte de la calidad y garantía de sus productos (Salones Juan XXIII), la amabilidad, trato humano y simpatía del personal son un valor añadido a tener en cuenta.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto